Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos.

— Séneca —