No se elogia, en general, sino para ser elogiado.

— François de La Rochefoucauld —