No hagas reír hasta el punto de dar motivo a la risa.

— Heráclito —