Donde hay mucho sentimiento, hay mucho dolor.

— Leonardo da Vinci —