Sobre todas las cosas pueden hacerse dos afirmaciones totalmente contrarias.

— Pitágoras —