Temo más lo que está dentro de mí que lo que viene de fuera

— Martín Lutero —