Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres

— Jorge Luis Borges —