Quien pierde su fe no puede perder más.

— Publilio Siro —