Un pueblo sin alma es solamente una multitud

— Alphonse de Lamartine —