Decimos una necedad y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola.

— Voltaire —