La esclavitud no se abolió, se cambió a ocho horas diarias.

— Les Luthiers —