Los ojos de los demás nuestras prisiones; sus pensamientos nuestras jaulas.

— Virginia Woolf —