El que desprecia demasiado, se hace digno de su propio desprecio.

— Henri-Frédéric Amiel —