El argumento se semeja al disparo de una ballesta, es igual de efectivo dirigido a un gigante que a un enano.

— Francis Bacon —