Ni todos los conventos de Madrid valen la vida de un republicano.

— Manuel Azaña —