Más cuerdo es, el que acepta su propia locura

— Edgar Allan Poe —