Las cosas de que uno está absolutamente seguro nunca son ciertas.

— Oscar Wilde —