Sólo sé que no sé nada; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

— Sócrates —