Él llegaba siempre tarde por principio, siendo el suyo que la puntualidad es un ladrón del tiempo.

— Oscar Wilde —