Y una mujer que ha perdido el pudor ya no es capaz de oponerse a nada

— Tácito —