La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

— Cicerón —