Vengo de morirme, no de haber nacido. De haber nacido me voy.

— Antonio Porchia —