El miedo lo vuelve a uno supersticioso.

— Adolfo Bioy Casares —