Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia.

— Honoré de Balzac —