La historia de Sócrates, que nadie osa dudar, no está tan bien atestiguada como la de Jesucristo.

— Jean-Jacques Rousseau —