La contemplación es un lujo, mientras que la acción es una necesidad.

— Thomas Carlyle —