En tu hambre mandas tú

— José Luis Sampedro —