Morimos tantas veces como perdemos a uno de los nuestros.

— Publilio Siro —