Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

— Proverbio —