Si todas las cosas se convirtieran en humo, las narices discernirían.

— Heráclito —