Estoy herido de mi felicidad; han de curarme todos los que sufren.

— Friedrich Nietzsche —