Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto.

— William Shakespeare —