Patrias de nailon, no me gustan los himnos ni las banderas

— Mario Benedetti —