Cuando se necesitan brazos, el socorro en las palabras no sirve de nada.

— Esopo —