La ingratitud es el precio del favor inmerecido

— Ignacio Manuel Altamirano —