La fe es, al mismo tiempo, absolutamente necesario y completamente imposible.

— Stanisław Lem —