El que desee convertirse en conductor de hombres, debe resignarse a pasar largo tiempo por su peor enemigo.

— Friedrich Nietzsche —