Las peores obras son las que están hechas con las mejores intenciones.

— Oscar Wilde —