Fui amante de un maniquí de corazón usurero, me cuentan que el que yo fui perdía llegando primero

— Ricardo Arjona —