No hay paraíso hasta que se ha perdido

— Marcel Proust —