Serenidad y paciencia le recomendaba Kalimán a su pequeño Solín en momentos de apuro.

— Alfonso Lanzagorta —