Nuestra religión es simple: no existen templos ni complicadas filosofías

— Dalai Lama —