Ninguno habla con tanto acierto como el que calla de buena gana

— Tomás de Kempis —