No hay nada más espantoso que la elocuencia de un hombre que no dice la verdad.

— Thomas Carlyle —