Había desaparecido de la faz de mi tierra para siempre.

— Javier Marías —