Los cristianos no fallamos por falta de principios, sino por falta de obras.

— Anónimo —