A los mayores tiranos siempre les gustó tener fama de liberadores

— Miguel Delibes —