El remedio para librarse de una tentación: sucumbir a ella. Si resistís, vuestra alma enfermará de deseo

— Oscar Wilde —