La exigencia de ser amado es la máxima arrogancia

— Friedrich Nietzsche —