Los lugares más soeces y menos bellos de nuestro cuerpo son los que dan placer.

— Fernando Arrabal —