Más obliga y más puede un rostro bello que un hombre armado.

— Alfred de Musset —