El mal de la calumnia es semejante a la mancha de aceite: deja siempre huellas.

— Napoleón Bonaparte —