Sobre gustos no hay nada escrito.

— Proverbio —