La humanidad no comienza con el hombre, sino con el desinterés

— Henri-Frédéric Amiel —