Después de lo sucedido, hasta el necio es sabio.

— Homero —