El renombre y el reposo no compaginan.

— Georg Christoph Lichtenberg —