No son las cosas las que atormentan a los hombres, sino la opinión que se tiene de ellas.

— Epicteto —