No desperdicies lágrimas frescas en dolores pasados.

— Eurípides —