La madurez del hombre es haberse reencontrado, de grande, con la seriedad que de niño tenía al jugar.

— Friedrich Nietzsche —