No sospecho de nadie, pero desconfío de todos.

— Cantinflas —