No hay hombre en el mundo sin tribulación o angustia, aunque sea rey o papa

— Tomás de Kempis —