Vemos que el Sagitario era signo de la Contemplación, Estudio y buen Impulso, con su séquito y servidores, que tienen por objeto y sujeto el campo de la Verdad y del Bien para formar el Intelecto y la Voluntad, de donde queda muy lejos la Ignorancia afectada y la Despreocupación vil.
Giordano Bruno

Frases de Giordano Bruno - Vemos que el Sagitario era signo de la Contemplación, Estudio y buen Impulso, con su séquito y servidores, que tienen por objeto y sujeto el campo de la Verdad y del Bien para formar el Intelecto y la Voluntad, de donde queda muy lejos la Ignorancia afectada y la Despreocupación vil.

Más Frases


En la infancia, llega un cura y mete en la cabeza dogmas. Eso empieza a condicionar el pensamiento y el pensamiento debe ser libre, más que la libertad de expresión. Si con la libertad de expresión lo que expresa es lo que le dicen que diga, no interesa. Lo que importa es lo que pensamos.
José Luis Sampedro
Un verdadero campeón luchará por nada.
Floyd Mayweather
Esa especie de comunión con los sentimientos ajenos que a veces aportan ciertas emociones...Como si los tabiques de separación se hubieran adelgazado tanto que ya todo pertenecía a la misma corriente.
Virginia Woolf
¿Quién dijo que cuesta más vestir a una mujer que desnudarla?
Enrique Jardiel Poncela
Nadie se conoce a sí mismo hasta tanto no ha sufrido.
Alfred de Musset
Para llevar a cabo grandes empresas hay que vivir como si nunca se hubiera de morir
Luc de Clapiers
La mujer, pues, es vana, es superficial, es egoísta, tiene en sumo grado todas las debilidades propias de la naturaleza humana: por eso fue ella la que primeramente cayó. Pero por eso precisamente de ser inferior en cabeza y en corazón...
Sabino Arana
El que ha encontrado un tema adecuado a sus facultades no dejará nunca de encontrar palabras elocuentes y una expresión lúcida
Horacio
Como siempre, el principal resultado de la violencia es la necesidad de emplear mayor violencia.
Aldous Huxley
Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.
Gabriel García Márquez