El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria
Ignacio Manuel Altamirano

Frases de Ignacio Manuel Altamirano - El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria

Más Frases


Para nada es buena la tardanza excepto para la cólera.
Publilio Siro
La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.
Jorge Luis Borges
Le quedaban por conocer muchas noches en las que sucumbiría a mujeres que su avidez y el alcohol le harían juzgar deseables, para llevarse las manos a la cabeza al descubrir que se había metido en la cama con descomedidas parientes de Oliver Hardy o con casquivanas émulas de Bela Lugosi.
Javier Marías
Equivocarse es humano y perdonar es divino.
Alexander Pope
El arte de vivir no es el negocio de vivir
Lin Yutang
Este aforismo deslumbrador que yo lancé hace bastantes años a la circulación ha tenido tanto éxito que yo mismo me he visto obligado a elogiarlo varias veces: todas las que lo he visto publicado con la firma de otro escritor cuidadosamente puesta debajo
Enrique Jardiel Poncela
La majestad y la grandeza no está en ser uno señor, sino en que por tal le tengan.
Pedro Calderón de la Barca
Los intentos de superar esa dualidad, de domesticar lo díscolo y domeñar lo que no tiene freno, de hacer previsible lo incognoscible y de encadenar lo errante son la sentencia de muerte del amor.
Zygmunt Bauman
Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos.
Francisco de Quevedo
La desdicha produce dos efectos: a menudo extingue todo afecto hacia los desdichados, y no menos a menudo extingue entre los desdichados todo afecto hacia los otros
Antonio Gramsci