De los buenos líderes, la gente no nota su existencia. A los no tan buenos, la gente les honrará y alabará. A los mediocres, les temerán y a los peores les odiarán. Cuando se haya completado el trabajo de los mejores líderes, la gente dirá: «lo hemos hecho nosotros»
Lao-Tse

Frases de Lao-Tse - De los buenos líderes, la gente no nota su existencia. A los no tan buenos, la gente les honrará y alabará. A los mediocres, les temerán y a los peores les odiarán. Cuando se haya completado el trabajo de los mejores líderes, la gente dirá: «lo hemos hecho nosotros»

Más Frases


Es sólo que cuando alguien muere, pensamos que ya se ha hecho tarde para cualquier cosa, para todo —más aún para esperarlo—, y nos limitamos a darlo de baja.
Javier Marías
El noventa por ciento del éxito se basa simplemente en insistir
Woody Allen
Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento.
Santiago Ramón y Cajal
Si quieres ser amado, ama tú.
Gabriel García Márquez
Soy un hombre violento que ha aprendido no a ser no violento y que lamenta su violencia.
John Lennon
Si juzgamos por nuestra experiencia limitada e imperfecta, la generación tiene algunas ventajas sobre la razón; porque todos los días vemos a la última provenir de la primera, pero nunca a la primera de la última.
David Hume
Tenemos que formar hombres capaces de decir y hombres capaces de hacer, y en este caso se trata de formar, en lo posible, el mayor número de hombres capaces de hacer, porque en este país, hasta ahora, no hemos formado más que hombres capaces de decir.
Juan Domingo Perón
El estilo, como el agua, es mejor cuanto menos sabe.
Gustave Flaubert
-Demonios, sí. ¿Por qué no pensé en eso? -dijo Vimes amargamente-. Y es por eso que no me gusta la magia, capitán. Porque es mágica. No puedes hacer preguntas, es magia. No explicas nada, es magia. ¡No sabes de dónde viene, es magia! ¡Eso es lo que no me gusta de la magia, que hace todo por arte de magia!
Terry Pratchett
El buen predicador es el que sigue sus propios preceptos.
William Shakespeare