Un atardecer, senté a la Belleza sobre mis rodillas. Y la encontré amarga. Y la insulté.
Arthur Rimbaud

Frases de Arthur Rimbaud - Un atardecer, senté a la Belleza sobre mis rodillas. Y la encontré amarga. Y la insulté.

Más Frases


Dios se manifiesta a nosotros en primer lugar a través de la vida del universo, en segundo lugar a través del pensamiento humano. La primera manifestación se llama naturaleza, la segunda arte.
Victor Hugo
...los antiguos, y no sólo los judíos, sino también los paganos, solían referir a Dios absolutamente todo aquello por lo que alguien superaba a los demás.
Baruch Spinoza
Largamente, sin apuro, en la paz de la noche habitó en ella deteniéndose en el umbral de cada sensación, saludando al placer, tomando posesión al tiempo que se entregaba.
Isabel Allende
Bien, he estado buscando por todas partes una chica como tú, no he podido encontrar a ninguna así que tendrás que ser tú. Tan solo te pido, un favor que me concedas una oportunidad más.
Bob Dylan
Decidí dedicarme a esto de la música cuando iba a ver las películas de Elvis y veía las filas y filas de fanáticos que esperaban horas para verlas en los cines... pensé: Ese es un muy buen trabajo
John Lennon
Lo que se llama un vestido atrevido no es más que un vestido un poco más convencional que los demás.
Gilbert Keith Chesterton
La nostalgia del paraíso es el deseo de hombre de no ser hombre.
Milan Kundera
Lo absurdo de una cosa no prueba nada contra su existencia, es, más bien, condición de ella.
Friedrich Nietzsche
Lograr el todo con lo mismo.
Frank Lloyd Wright
El individuo idealista de los religiosos, puesto que está dotado de un alma inmortal, es infinito y completo en sí; por consiguiente no tiene necesidad de nadie, ni aún de dios, y con más razón no tiene necesidad tampoco de otros hombres; por lo tanto es el egoísmo personificado, el ser antisocial por excelencia.
Mijaíl Bakunin