Yo soy jacobino y creo que los estados deben ser fuertes y que la educación debe ser férrea y medieval. Digo que los estados deben ser fuertes, no autoritarios ni totalitarios. Entre los jacobinos no hay nacionalismos posibles, sino un país solidario y a marcar el paso; y el que no quiera ser libre, lo va a ser a garrotazos
Arturo Pérez-Reverte

Frases de Arturo Pérez-Reverte - Yo soy jacobino y creo que los estados deben ser fuertes y que la educación debe ser férrea y medieval. Digo que los estados deben ser fuertes, no autoritarios ni totalitarios. Entre los jacobinos no hay nacionalismos posibles, sino un país solidario y a marcar el paso; y el que no quiera ser libre, lo va a ser a garrotazos

Más Frases


Y al caer como un vestido el encanto de la novedad, dejaba al desnudo la eterna monotonía de la pasión que tiene siempre las mismas formas y el mismo lenguaje.
Gustave Flaubert
La firme decisión demuestra que la fortuna no tiene ningún poder sobre ella
Nicolás Maquiavelo
No creo que sea mi talento. Creo que es el talento de otros lo que me pone humilde, lo que me hace apreciar lo bonitas que pueden ser las cosas; ¡y es que hay tantas cosas!
B. B. King
El oro se prueba por medio del fuego, la mujer por el oro, y el hombre por la mujer.
Quilón de Esparta
Arránqueme, Señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdeme
Eduardo Galeano
Los dos requisitos más importantes para el éxito principal son los siguientes: primero, estar en el lugar correcto en el momento adecuado, y en segundo lugar, hacer algo al respecto
Ray Kroc
La gente en cualquier organización está siempre apegada a lo obsoleto; a las cosas que deberían haber funcionado pero que no lo hacen; a las cosas que una vez fueron productivas y ya no lo son.
Peter Drucker
Nadie es tan valiente que no sea perturbado por algo inesperado
Julio César
Amo a mis perrillos, cuyos ladridos podría distinguir desde lejos y cuyo humor puedo vaticinar, igual que ellos el mío. Mis perros y los de los demás ¿no son personas?
Antonio Gala
Hay que dormirse arriba en la luz. Hay que estar despierto abajo en la oscuridad. Arriba en la luz, el corazón se abandona, se entrega. Se recoge.(...) pues se ha llegado allí, a esa luz, sin forzar ninguna puerta y aún sin abrirla, sin haber atravesado dinteles de luz y de sombra, sin esfuerzo y sin protección
María Zambrano