Hoy día es sumamente peligroso para un marido tener atenciones para su esposa en público: esto hace siempre pensar a la gente que le pega cuando están solos.
Oscar Wilde

Frases de Oscar Wilde - Hoy día es sumamente peligroso para un marido tener atenciones para su esposa en público: esto hace siempre pensar a la gente que le pega cuando están solos.

Más Frases


Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder controle el poder.
Montesquieu
El poder tiende a ser taciturno.
María Zambrano
Roma es como un libro de fábulas, en cada página te encuentras con un prodigio
Hans Christian Andersen
La revolución debió estallar en casi la totalidad de la república; pero halagado por la idea de que triunfara sin la más mínima efusión de sangre, si fuera posible, habíamos preferido que solo aquí tuviera lugar, creyendo que la situación que alcanzara determinaría la suerte de toda la república.
Leandro Alem
El hombre no es sino un animal más perfecto que los otros y que razona mejor
Marlene Dietrich
A menudo me pregunto quién sería ese tonto que inventó el beso.
Jonathan Swift
Olvida esta tu lengua, sí. Pero si el maketo, penetrando en tu casa, te arrebata a tus hijos y tus hijas para quitar a aquellos su lozana vida y prostituir a éstas... entonces, no llores.
Sabino Arana
La sabiduría es el colmo de la perfección del alma humana; la filosofía es el amor y la investigación de la sabiduría.
Séneca
Si el hombre no deseara más que ser feliz, lo lograría con facilidad; pero quiere ser más feliz que los otros, y esto es ya muy difícil, porque cree que los otros son más felices de lo que realmente son.
Montesquieu
Un cristiano no es un hombre porque no respeta la dignidad humana en sí mismo, y por lo tanto no puede respetar al otro. El error común y fundamental de todos los idealistas es buscar la base de la moral en el individuo aislado.
Mijaíl Bakunin