Ya no calculaba las posibilidades del cañón. Confiaba al máximo en la táctica, pero cuando toda táctica había llegado a su final, entonces abría las filas y ordenaba la poderosa intervención de los soldados mejor dotados.
Ralph Waldo Emerson

Frases de Ralph Waldo Emerson - Ya no calculaba las posibilidades del cañón. Confiaba al máximo en la táctica, pero cuando toda táctica había llegado a su final, entonces abría las filas y ordenaba la poderosa intervención de los soldados mejor dotados.

Más Frases


No te fíes mucho de tus propias fuerzas; puedes caer como San Pedro
Juan Bosco
Yo tenía un par de años más que ella, pero nos enamoramos, en el cuarenta y seis nos casamos y en el setenta y tres la perdí. Eso duró mi historia sentimental
Miguel Delibes
Como diría el demasiado célebre Toynbee, el blues es una respuesta del esclavo al reto de la opresión
Frantz Fanon
El optimismo empieza con una mueca explícita y el pesimismo termina con gafas de sol. Además, los dos son simples poses.
Oscar Wilde
Cuando hay libertad del condicionamiento mecánico, hay simplicidad. El hombre clásico es sólo un paquete de rutina, de ideas y de tradición. Si sigues el patrón clásico, estás entendiendo la rutina, la tradición, la sombra. No te estás entendiendo
Bruce Lee
Podemos casi seguramente afirmar que ningún sueño es producido por sentimientos distintos de los egoístas.
Sigmund Freud
La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo.
Coco Chanel
La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio.
Antonio Machado
La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.
Martín Lutero
Los amores son vientos necesarios para poner a la gente en movimiento, aunque a veces desencadenan tormentas.
Bernard le Bovier de Fontenelle