Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas obras.

— Lao-Tse —