El oportunista que no sirve para nada siempre hechiza a la chusma.

— Eurípides —