El alma noble posee la gran cualidad de apasionarse por las cosas honestas.

— Séneca —