El verdadero practicante debe ser un soldado que combate incesantemente contra sus enemigos interiores.

— Dalai Lama —