No apagues la antorcha que humea si no tienes otros fuegos que alumbren mejor

— Henrik Ibsen —