Los soberanos deben perdonar las faltas y no olvidarlas jamás

— Marlene Dietrich —