Ninguno, imitando a otros, llegó a ser auténticamente grande... y dejó de ser él.

— Samuel Johnson —