Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.

— Ramón Gómez de la Serna —