Sencillamente, no resisto el no tener nada que hacer.

— Zenobia Camprubí Aymar —