El hablar que no termina en acción, mejor suprimirlo.

— Thomas Carlyle —