Es preciso que la filosofía sea un saber especial, de los primeros principios y de las primeras causas.

— Aristóteles —