Ese lanzamiento no fue suficiente para enamorar la garganta del tercero en discordia (el umpire).

— Alfonso Lanzagorta —