Toda aflicción que llega acaba por irse. Así sucede con las glorias y las tragedias del mundo

— Paulo Coelho —