En la religión, el todo absoluto es declarado nulo, y el nulo absoluto es declarado el todo.

— Mijaíl Bakunin —