La prudencia es el más excelso de todos los bienes.

— Epicteto —