Todo lo que nace es digno de perecer.

— León Trotski —