Todo está permitido, menos interrumpir una manifestación de amor.

— Paulo Coelho —