Un objeto hermoso en sí mismo no sugestiona al artista, pues carece de imperfecciones.

— Oscar Wilde —