Cuando se posee la fuerza se deja de invocar a la justicia.

— Gustave Le Bon —