El orgullo de los pequeños consiste en hablar siempre de sí; el de los grandes en no hablar de sí nunca.

— Voltaire —