Nadie escapa del amor ni de la muerte.

— Publilio Siro —