La poesía debe ser un poco seca para que arda bien, y de este modo iluminarnos y calentarnos.

— Octavio Paz —