Dios creó al gato para que el hombre pudiera acariciar al león.

— Charles Baudelaire —