Si el necio persistiera en su necedad se volvería sabio.

— William Blake —