La buena conciencia es la mejor almohada para dormir.

— Sócrates —