No tengo nada que ofrecer aparte de sangre, sudor y lágrimas.

— Winston Churchill —