Si las conociéramos, las cosas del cielo tendrían otros nombres.

— José Saramago —