Lo menos que puede pedirse a una escultura es que no se mueva.

— Salvador Dalí —