La indiferencia hace sabios, y la insensibilidad, monstruos.

— Denis Diderot —