¡Nada hay más tonto ni hace más desgraciado que la inteligencia!

— Hermann Hesse —