La sed de mi dolor sólo espera un retorno, para calmar su sed de lámparas eternas.

— Aída Cartagena Portalatín —