No hay que juzgar siempre de la generalidad de la opinión por el ruido de la aclamación.

— Edmund Burke —