Sin fe se puede perder un juego cuando ya casi está ganado

— Paulo Coelho —