¡Hombres meditad! El mundo se apresta a experimentar una nueva fuerza que hará el mal y el bien. Que llevará al hombre a otros planetas, o desintegrará el mundo; en este caso el caos salvará la total destrucción
Benjamín Solari Parravicini

Frases de Benjamín Solari Parravicini - ¡Hombres meditad! El mundo se apresta a experimentar una nueva fuerza que hará el mal y el bien. Que llevará al hombre a otros planetas, o desintegrará el mundo; en este caso el caos salvará la total destrucción

Más Frases


Nos ocupamos mucho de ser gentes de bien según la ley de Dios; no sabríamos serlo según nosotros mismos.
Michel de Montaigne
-El hombre condicionado de esta manera transforma las cosas hasta que se tornan reflejos de su perfección. Esta transformación en lo perfecto es el arte.
Friedrich Nietzsche
Si mi poesía intenta algo, es liberar a la gente de sus límites para ver y sentir
Jim Morrison
La bondad era tibia y sin consistencia, olía a carne cruda guardada mucho tiempo.
Clarice Lispector
Si se os pregunta: '¿qué es la muerte?', responded: 'la verdadera muerte es la ignorancia'. ¡Cuántos muertos entre los vivos!
Pitágoras
La sátira es una suerte de espejo en el que los que observan generalmente descubren los rostros de todos menos el propio, principal razón por la que es bien recibida en el mundo, y por la que tan pocos se ofenden ante ella.
Jonathan Swift
Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento.
Immanuel Kant
Nos hallamos en los principios de la senda colocada frente a nuestros ojos, y es necesario recorrerla hasta el fin, en todas sus escabrosidades, a costa de todos los sacrificios, como corresponde a nuestra historia y a nuestros antecedentes nunca desmentidos ni manchados.
Leandro Alem
Entendiendo como conservador todo lo que aumenta la coacción del Estado sobre los individuos, hay que dar ese nombre a cuantas medidas tiendan a dicho fin, sean interesados o desinteresados los móviles de sus autores.
Herbert Spencer
La cuestión de la ley y la ética se ha desplazado para frenar el poder anónimo del terrorismo global.
Benedicto XVI