Pintada, no vacía: pintada está mi casa del color de las grandes pasiones y desgracias
Miguel Hernández

Frases de Miguel Hernández - Pintada, no vacía: pintada está mi casa del color de las grandes pasiones y desgracias

Más Frases


Hay momentos en que las tribulaciones se presentan en nuestras vidas y no podemos evitarlas. Pero están allí por algún motivo. Sólo cuando ya las hemos superado entenderemos por qué estaban allí
Paulo Coelho
Hace mucho tiempo que en la computación no teníamos un ritmo de cambio como éste; probablemente desde el nacimiento de la computación personal
Larry Page
Los que pretenden obligar a la mujer al matrimonio cerrándola las demás salidas, se exponen a igual réplica. Si piensan lo que dicen, su opinión significa que el hombre no hace el matrimonio lo bastante apetecible para la mujer, a fin de tentarla por las ventajas que reúne.
John Stuart Mill
Las mujeres son como las obras de arte modernas. Si tratas de entenderlas, no podrás disfrutarlas.
Freddie Mercury
Una condición previa para la paz es el desmantelamiento de la dictadura del relativismo moral y del presupuesto de una moral totalmente autónoma, que cierra las puertas al reconocimiento de la imprescindible ley moral natural inscrita por Dios en la conciencia de cada hombre.
Benedicto XVI
La humanidad tiene una moral doble: una, que predica y no practica, y otra, que practica pero no predica
Bertrand Russell
Nos hallamos todavía ante décadas de trabajo obstinado, de faltas, de correcciones y de reconstrucción. Por otra parte, no olvidemos que la edificación socialista no puede alcanzar su coronamiento más que sobre el plano internacional.
León Trotski
En chica casa y en largo camino se conoce el buen amigo.
Quinto Ennio
Dios crea cada margarita separadamente, pero nunca se cansa de crearlas. Puede ser que Él tenga el apetito eterno de la infancia. Porque nosotros hemos pecado y envejecemos, pero nuestro Padre es más joven que nosotros.
Gilbert Keith Chesterton
El pensamiento de las misiones es el más grande que ha podido inspirar Dios a los hombres.
Jerónimo Usera