Si se sobrepasa la medida, lo más agradable se torna en lo más desagradable.

— Demócrito —