La verdad es que no hay verdad.

— Pablo Neruda —