La primera condición para la inmortalidad es la muerte.

— Stanisław Lem —