Los hombres, en su huida de la muerte, la van persiguiendo.

— Demócrito —