El tiempo se deslizaba, incesante, con ese rumor sedoso que tiene la arena que cae de una esfera*

— José Saramago —

Más Autores »