No vaciléis nunca en tenderle una mano a quien pida ser ayudado para rehabilitarse

— Arturo Graf —